Gestión de Impacto en el sector productivo

WCS trabaja con los sectores público y privado para mejorar tanto las políticas como las prácticas de gestión de biodiversidad en los sectores productivos, con énfasis en aquellos que tienen mayor impacto y/o dependencia de la naturaleza, como son las industrias extractivas. La minería, por ejemplo, es una actividad que supone importantes presiones sobre la biodiversidad y los recursos hídricos, pero que al mismo tiempo puede proveer elementos indispensables para transicionar hacia energías no basadas en combustible fósiles. Nuestro trabajo con estas industrias apunta a que la biodiversidad, como base fundamental de ecosistemas, sociedades y economías sanas, sea reconocida y gestionada de forma coherente con el rol estratégico que tiene para la producción y para la vida.

La biósfera como base fundacional de la sostenibilidad global. Rockström and Sukhdev (2016) & Azote Images for Stockholm Resilience Centre.

Esto implica, en primer lugar, reconocer y hacerse cargo de los impactos de estos sectores productivos sobre la biodiversidad. Para ello, aplicamos la Jerarquía de Mitigación, el principal marco conceptual aplicado a nivel global para la gestión de impactos, que WCS contribuyó a posicionar a través de su rol en la Secretaría Ejecutiva del Business & Biodiversity Offsets Program (BBOP). 

Bajo la Jerarquía de Mitigación, la primera prioridad de los esfuerzos debe estar en evitar impactos sobre la biodiversidad, a través de una evaluación adecuada y temprana de alternativas para proyectos, tanto en su localización, diseño y tecnología y temporalidad. Las medidas de compensación apropiada solo son aplicables para aquellos impactos que demostradamente no pueden ser evitados, minimizado o restaurados en el sitio. Asimismo, se explicita que existen impactos que no son factibles de ser compensados, dada la vulnerabilidad y/o irremplazabilidad de los valores de biodiversidad afectados. Cuando estos valores están consensuados, y existe un proyecto no puede evitar este tipo de impactos, es evidente que no debería seguir adelante. 

Cuando el objetivo es el bien común y se reconoce que la sociedad está inserta de forma indisoluble en la naturaleza, la producción y conservación de la biodiversidad no son contradictorios, sino piezas de un mismo rompecabezas. La regulación normativa, por sí sola, no es suficiente para avanzar en esta senda y lograr efectivamente los cambios necesarios, debiendo abrirse espacios para abordar los problemas de fondo que enfrenta la actividad productiva. Para ello se precisa una visión conjunta, y un fuerte compromiso, voluntad y entendimiento de todos los actores.


EL RELACIONAMIENTO DE WCS CON EL SECTOR PRODUCTIVO SE RIGE POR CIERTOS PRINCIPIOS QUE RESGUARDAN EL CUMPLIMIENTO Y ALINEAMIENTO CON NUESTRA MISIÓN. ESTOS SON:

INDEPENDENCIA:

Nuestro trabajo con el sector productivo y la industria es un camino para alcanzar nuestra misión de salvar la vida y paisajes silvestres a lo largo del mundo, no un objetivo en sí mismo. Por política interna, no recibimos donaciones por parte de empresas con las cuales nos relacionamos en base a contratos por asesoría. Asimismo, implementamos medidas de resguardo para que la justa retribución recibida por nuestro trabajo no comprometa nuestra independencia financiera.

NO RESPALDO:

Nuestro relacionamiento con sectores productivos no implica que avalemos las prácticas o proyectos que estos impulsan. Más bien, responde a una urgente necesidad de impulsar mejores prácticas en gestión de biodiversidad en estos sectores. Este involucramiento está sujeto a una revisión continua, y nos reservamos el derecho de dar por terminado nuestro relacionamiento si juzgamos que han dejado de cumplirse las condiciones mínimas para poder asegurar resultados positivos para la conservación.

 



ALGUNAS DE LAS ACCIONES EN QUE HA PARTICIPADO WCS CHILE CON EL SECTOR PRODUCTIVO SON:

 

JUNTOS POR LA VIDA SILVESTRE