Reserva de la Biosfera Maya


Los objetivos específicos de la RBM son:

- Conservar la biodiversidad y mantener el equilibrio ecológico de la RBM, como parte de la Selva Maya.
- Conservar el patrimonio cultural y usarlo apropiadamente.
- Manejar y usar sosteniblemente los recursos naturales y el patrimonio cultural, a través de la participación y apoyo de la sociedad.


La RBM tiene una extensión de 2,112,940 ha, siendo el área protegida más grande de Centroamérica, y que junto a los parques vecinos al sur de Petén, Belice y los estados mexicanos de Chiapas, Campeche y Quintana Roo conforman la Selva Maya, la porción de bosque tropical continuo más grande de Mesoamerica.

En la RBM existe una riqueza biológica excepcional, con al menos 9 tipos de hábitat terrestres: Bosque Alto y medio intercolinar o en planicie, Bosque bajo en planicie (periódicamente inundable), Bosque alto y medio en serranía, Sabanas inundables, Encinales, Pinares, Cuevas, Peñón y Cenotes. También existen 9 tipos de hábitat de agua dulce: Lagos, Lagunas, Lagunetas, Ríos permanentes, Ríos intermitentes, Humedal, Bosque Ripario, Manglar y Arrecifes de Moluscos.

 

En términos de biodiversidad la RBM tiene registradas al menos 3,000 especies de plantas, 142 especies de mamíferos, 460 especies de aves, 102 especies de reptiles y 29 especies de anfibios. La RBM también es hogar de especies endémicas para la Selva Maya (Sureste de México, Norte de Guatemala y Norte de Belice), los niveles de endemismo en la Selva Maya se encuentran entre los más altos a nivel mundial, siendo catalogada entre los 25 “hot spots” o ecoregiones prioritarias para la conservación diseñadas por Conservación Internacional.

Entre las especies endémicas a la Selva Maya presentes en la RBM están la tortuga blanca (Dermatemys mawii), lagartija espinosa de Schmidt (Ctenosaura alfredschmidti), cabro bayo (Mazama pandora), el mono aullador negro (Alouatta pigra) y el pavo ocelado (Meleagris ocellata).

Leer mas...